Miércoles de inspiración | El poder del color

Buenos días!

Desde muy pequeñita que siento pasión por los colores y admiro a aquellas personas que tienen la capacidad (para mí, don!) de combinarlos para conseguir aquéllo que hace mágico y especial su trabajo.

Pienso que el color tiene una importancia crucial en la elaboración y resultado de una tarjeta (o de cualquier otro trabajo), y por muchas técnicas utilizadas, composición perfecta y elementos que contenga, si los colores no me “enganchan”, la tarjeta tampoco. Sé que es cuestión de gustos, que es algo muy personal, pero podréis comprobar que aquéllo que contiene colores combinados de forma armoniosa (los color combo son un ejemplo y gran ayuda), suelen tener más éxito.

Pues hoy, justamente, os vengo con todo lo contrario: cómo es posible conseguir una tarjeta bien chula con sólo dos colores, sin necesidad de complicamos (y encarecer!) un trabajo con papeles decorados o con una gama cromática muy amplia.

Esta tarjeta es de las primeras que pineé cuando empecé a interesarme por el scrap (copia literal hice de ella para un journaling del PL!). Quizás no sea algo espectacular y much@s de vosotr@s la habréis visto por Pinterest, pero es un ejemplo de lo que os quiero decir:

A partir de aquí, combinaciones miles, aunque el gran clásico es el blanco y negro. Mirad cómo con una sencillez extrema, se puede conseguir una tarjeta deliciosa:

Con sellos con dibujos también es posible crear una tarjeta bicromática (bueno, un pelín de rosa también tiene, pero la aceptamos, no?):

El kraft combinado con otro color (casi todos le van a la perfección!) también es infalible en la preparación de tarjetas de este tipo. Mirad estos sobres para tarjetas, con troquelado en el kraft y tarjeta de color en el interior, sencillas al máximo, pero es que a mí me chiflan! Usaré esta idea para mis sobres…

El color blanco es uno de los colores más usados con kraft, como hizo la gran Debby Huges, en una tarjeta que podemos puntuar con un 10 en delicadeza:

Buscando alguna tarjeta más para mostraros el tema de hoy, me topé con ésta. No es el estilo con el que trabajo, pero merece mi más gran y sincera admiración. Ya sabéis lo trabajadísimas y la cantidad infinita de elementos y colores que componen las tarjetas vintage. Pues también es posible usar sólo dos colores para crear algo así de asombroso:

Una composición bastante utilizada para combinar sólo dos colores, sería el efecto positivo-negativo, como en parte se usa para la siguiente tarjeta:

Podemos usar dos colores lisos, pero también dos colores con estampado de madera distintos:

Otro clásico para este tipo de tarjetas es el dorado-color X, sea blanco, negro, gris…, con resultados la mar de elegantes:

Y si hoy se trata de miércoles de inspiración, os muestro por último de la tarjeta que me “inspiró” para hablaros hoy del bi-color:

Ya veis: no hace falta tener un gran stock de papeles para que el resultado de un trabajo sea de los más interesante y vistoso, sólo es cuestión de imaginación!

Besitos!

Susana.

AH!!! Y recuerda que este sábado hemos preparado un taller super completo que no te puedes perder!!!