Por eso yo hoy no puedo hablar de scrap…

Me diréis, y tenéis razón, que este es un blog de scrap. Aquí hablamos de papeles bonitos, de sellos, de minis en los que contamos lo bien que nos lo pasamos el fin de semana. Aquí nos aislamos de todo lo demás, pero hay veces que todo lo demás nos golpea tan fuerte en la cara que no podemos aislarnos más.

Por eso yo hoy no puedo hablar de scrap.

Por eso yo hoy solo puedo llorar.

Por eso yo hoy no puedo publicar un tutorial.

Por eso yo hoy no voy a hablar de los productos que estamos terminando para Navidad.

Por eso yo hoy, por una vez, voy a hablar de otro tipo de imágenes… imágenes que llevamos viendo meses de colas interminables de gente huyendo de las guerras de sus países, de niños muertos en la playa cuyo único delito es que sus padres busquen para ellos una vida mejor, de voluntarios jugándose la vida para ayudarlos porque nuestros gobiernos no saben o no quieren actuar en consecuencia a la gravedad de la situación, situación que en muchos casos, ya sea de forma activa o pasiva, esos mismos gobiernos han provocado o instigado. Y este fin de semana, imágenes de los atentados en París, más muerte en nombre de Alá…

Yo vivo en París, vivía en Madrid cuando Atocha y mi hermano vivía en Londres cuando tuvo su ración de maldad, así que el mensaje de los terroristas lo tengo grabado a fuego en mi cerebro: “Nadie está a salvo. Da igual donde vivas, da igual lo que hagas con tu vida, cuáles sean tus intereses, tus ideas o tus creencias, tu edad o tu sexo, todos estáis expuestos, todos podéis ser víctimas potenciales porque todos sois mis enemigos”. De esta forma hacen llegar a nuestras casas esta especie de tercera guerra mundial que dura ya muuuuuuuuchos años. Sembrando el horror.

Paris ahora intenta sobrevivir a ese horror, este fin de semana ha sido una ciudad fantasma, sin gente en la calle, con todo cerrado y gris… Las pocas caras que se veían eran caras tristes en las que las miradas de incomprensión convivían con las de rabia y recelo…

Nosotros hemos sido de esos afortunados a los que no les ha pasado nada.

Nosotros hemos sido de esos afortunados que en seguida han sabido que a ningún amigo le había pasado nada.

Nosotros hemos sido de esos “afortunados” que no han salido de casa, por evitar riesgos.

Nosotros hemos sido de esos “afortunados” que por si las moscas no van a llevar a su hija hoy al colegio porque esperamos más ataques.

Lo más triste, que ni son las primeras ni serán las ultimas víctimas  de este sinsentido.

Lo más triste, que sinceramente no se si a estas alturas esto tiene solución.

Lo más triste, que la única respuesta que se le ocurre a Francia es bombardear Siria, así que vuelta a empezar…

Yo creo en la existencia de Dios. Según mi marido, mi Dios es un Dios new age porque creo que es bueno y no creo que haya creado un infierno para los “malos” porque “mi” Dios perdona. Pero hoy yo espero que cuando los responsables de este tipo de actos atroces mueran y vayan a donde sea que creen que van a ir, el Dios en el que creen les esté esperando en la puerta de su paraíso lleno de vírgenes y demás manás y les coja por las orejas y les diga maldito asesino hijo de perra, aquí no hay sitio para ti y que haya creado un infierno especial para aquellos que matan de manera tan aleatoria en nombre de Dios. Amen.

Esta entrada está escrita por Cristina. Soy la única responsable de lo que aquí puedes leer y espero que sea la única de este estilo que vayas a encontrar en este blog, ya que tengo mi propio blog para decir en el lo que me venga en gana, pero simplemente no podía publicar hoy un tutorial como si nada hubiese pasado este viernes y si alguien se siente en alguna manera ofendido por mis palabras, por ello le pido perdón.

Cris.